Alzheimer
Arritmias
Arterioesclerosis
Artritis
Artrosis
Bronquitis y enfisema
Caídas
Cáncer
Cataratas
Demencia senil
Depresión
Deshidratación
Desnutrición
Diabetes
Esclerosis múltiple
Fractura de cadera
Hipertensión arterial
Infarto
Infarto cerebral
Insuficiencia cardíaca
Insuficiencia renal
Neumonía
Osteoporosis
Párkinson
Prostatismo
Sordera
Tiroides

 



Sordera

La sordera es la dificultad o la imposibilidad de usar el sentido del oído debido a una pérdida de la capacidad auditiva parcial (hipoacusia) o total (cofosis), y unilateral o bilateral. Así pues, una persona sorda será incapaz o tendrá problemas para escuchar.

La pérdida de audición es uno de los problemas de salud crónicos más comunes, afectando a personas de todas las edades, en todos los segmentos de la población y de todos los niveles socioeconómicos. La pérdida de audición afecta aproximadamente a 17 de cada 1.000 niños menores de 18 años. La incidencia aumenta con la edad: aproximadamente 314 de cada 1.000 personas mayores de 65 años sufre pérdida de audición. Ésta puede ser hereditaria o puede ser el resultado de una enfermedad, traumatismo, exposición a largo plazo al ruido, o medicamentos. La pérdida de audición puede variar desde una leve, pero importante disminución de la sensibilidad auditiva, a una pérdida total.

Las personas con pérdida de audición pueden experimentar alguno de los siguientes problemas o todos:

Dificultad para escuchar conversaciones, especialmente cuando hay ruido de fondo.
Siseo, ronquido o zumbido en los oídos (tinnitus o acúfenos).
Dificultad para oír la televisión o la radio a un volumen normal.
Fatiga e irritación causada por el esfuerzo para oír.
Mareo o problemas de equilibrio.

(información extraída de Wikipedia. Más información)

 

 

 

 

Enciclopedia sobre la salud de sus mayores