Alzheimer
Arritmias
Arterioesclerosis
Artritis
Artrosis
Bronquitis y enfisema
Caídas
Cáncer
Cataratas
Demencia senil
Depresión
Deshidratación
Desnutrición
Diabetes
Esclerosis múltiple
Fractura de cadera
Hipertensión arterial
Infarto
Infarto cerebral
Insuficiencia cardíaca
Insuficiencia renal
Neumonía
Osteoporosis
Párkinson
Prostatismo
Sordera
Tiroides

 



Insuficiencia renal

La Insuficiencia Renal es la incapacidad que tiene el sistema renal para cumplir sus funciones. Así en la Insuficiencia Renal Aguda, se verá afectada principalmente la regulación de los líquidos y los iones o sales, y en la Insuficiencia Renal Crónica se comprometerán todas las funciones del riñón. Estas son, además de regular el volumen corporal y las sales, el producir algunas hormonas y el servir para completar procesos metabólicos. La primera será una interrupción brusca de la función renal, pero a pesar de ser grave, es potencialmente reversible. La segunda, es de instalación lenta y progresiva, pero irreversible.

Ambas pueden presentarse en el anciano, pero nos concentraremos en la Insuficiencia Renal Crónica, pues es la más frecuente.

 

¿Por qué se produce?

El sujeto de edad avanzada que tiene afectados los riñones, puede estar en tres situaciones:

En programa de diálisis crónica, o muy próximo a ella.    

Desarrollando una Insuficiencia Renal Crónica a estas edades por enfermedades que vienen agrediendo al riñón desde mucho antes, como diabetes mellitus tipo II, hipertensión arterial o una glomérulopatía.  

Iniciando una enfermedad renal, entre las que se cuentan con mayor frecuencia la nefroangioesclerosis por hipertensión arterial, la patología obstructiva baja por enfermedad prostática (más aún si se infecta), la estenosis arterial renal, las embolias de colesterol, las glomérulonefritis subagudas, la Insuficiencia Renal Aguda que no se recupera o lo hace sólo parcialmente, y las nefropatías tóxicas, habitualmente por fármacos.  

Vale decir que los riñones pueden verse afectados por muchas enfermedades, ya sean propias del riñón o que involucran a más órganos, y que terminan en un denominador común como es la Insuficiencia Renal Crónica.  

 

Síntomas

Habitualmente no aparecen síntomas directos del fallo renal, hasta que la enfermedad está bastante avanzada. Muchas veces el diagnóstico se realiza luego de un chequeo por otra patología o por tener riesgo de padecerla.

El paciente es asintomático habitualmente en las etapas I, II, y muchas veces en la III, haciéndose evidente el síndrome urémico florido recién en la etapa IV. Este hecho es el reflejo de la gran capacidad de adaptación renal y del organismo en general. Las manifestaciones clínicas de síndrome urémico "florido" aparecen generalmente en la etapa IV, y, algunas de ellas, a veces y/o con menor intensidad, ya en la etapa III.

Las manifestaciones pueden abarcar diversas y variadas alteraciones tales como las del agua y las sales, calambres, prurito o picazón, menor claridad y rapidez mental, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, desánimo, anemia, piel pálida amarillenta, hemorragias, nauseas y vómitos, diarrea, etc.

 

Tratamiento

En primer lugar intentando que el proceso progrese lo más lentamente posible, y para ello es preciso tratar los factores que están involucrados en dicha progresión, como son la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el tabaquismo y los niveles altos de colesterol.

Del mismo modo, hay que buscar factores de descompensación, especialmente si son reversibles. La pérdida exagerada de líquidos es una causa corriente. Es preferible tener al paciente siempre con un poco de edema de los pies que "seco". La insuficiencia cardiaca, provoca una disminución del riego sanguíneo al riñón, debe ser diagnosticada y tratada adecuadamente. La infección urinaria de por sí puede producir alza de las sustancias tóxicas (nitrogenadas), como cualquier otra infección; pero la píelo nefritis aguda además daña la función renal misma y deja secuelas. La obstrucción urinaria, que debe siempre ser descartada, con frecuencia es causa de retención nitrogenada prolongada, y, también es causa de daño renal. No se debe olvidar el antecedente de administración de algunos fármacos como los antiinflamatorios, algunas familias de antibióticos, medios de contraste radiológico, u otras sustancias tóxicas para los riñones.

Es clave señalar la importancia de la dieta en el retraso de la progresión de la enfermedad y por lo tanto de la diálisis.

(información extraída de Saludalia. Más información)

 

 

 

 

Enciclopedia sobre la salud de sus mayores